disciplina sexual

Videos porno lesbianas con rudeza y disciplina sexual

Todos tenemos la tendencia a considerar que los videos porno lesbianas enseñan, todas las veces, escenas tiernas, dulces, delicadas, sensuales, eróticas, románticas y muy femeninas. Esto es verdad, ni más faltaba dijo iPornoHD.XXX. Pero, también, podemos encontrar escenas rudas entre chicas que están dedicadas al placer.

Ellas, por más que estén erotizadas y enamoradas, gustan de la rudeza

dominacion sexualAl fin y al cabo, las chicas lésbicas son hembras también y, como tales, necesitan de ciertas dosis de dolor, de dominación, de rudeza y de disciplina sexual, que tanto les gustan a todas las que son ejemplares del género femenino, así no gusten de los hombres o, bien, gusten de ambos sexos.

En los videos porno lesbianas es de lo más exquisito y excitante encontrar a dos o a varias chicas y/o maduritas, ejerciendo cierta rudeza sobre las otras o, mejor aún, cuando varias de ellas tienen sometida a una que está completamente indefensa.

A las “atacantes” se les despierta ese sadismo sexual que todos llevamos por dentro. Y a la “víctima” le encanta estar sometida, indefensa y completamente dominada por las restantes porque, al fin y al cabo, también es hembra y, en tal condición, siempre le gustará sentirse dominada, así sea por otra hembra. Es lo más similar a un juego de palabras, pero es así.

En todas las formas, posiciones, colores y tonos de voz, los videos porno lesbianas son espléndidos

sexy lesbiansEn fin y a todas estas, dominatrices, sometidas, morenas, rubias, colegialas, maduritas o como las queramos ver, las chicas siempre se verán hermosas cuando tienen sexo entre ellas. Y lo más curioso del asunto, es que este tipo de escenas erotizantes y extremadamente excitantes, no solo nos gusta a los varones. A las chicas también les encantan, así no sean lésbicas.

Ahora, cuando es un varón quien está disfrutando de una dominación sexual lésbica, lo suele encontrar extremadamente excitante, en tanto que (así sea inconscientemente) se ubica en el lugar de la, o las, dominatrices. Ello, por cuanto es claro que a lo machos nos encanta dominar a las chicas y a las maduritas.

Ese deseo de dominación es de la esencia de todos los machos de la naturaleza, sean mamíferos, reptiles, insectos, aves y demás. Por ello, es que tanto nos gustan las escenas entre chicas lesbianas en la que una de ellas está completamente sometida a la voluntad de las demás, sin poder protestar, opinar y, menos aún, salir del estado de indefensión.

A muchos les gusta, además, que el sometimiento sea ejercido con cierta dosis de violencia y utilizando algunos juguetes sexuales diseñados, especialmente, para tal efecto. Tal es el caso de los grilletes, de los rejos de cuero, de los antifaces “para que nadie se entere de quién es la criminal” y de ciertas máquinas que, al mejor estilo de la inquisición medieval, sirven para torturar a la víctima, sin que nada pueda hacer.

Resumiendo, de momento, digamos que la fuerza, el sometimiento y la violencia en los videos porno lesbianas, resultan de lo más excitantes y erotizantes, tanto para los hombres como para las chicas, aún si éstas no gustan de las mujeres.